Vino, vio y aró…

… así se resume la vida del Unimog en la empresa agrícola Fraatz.

La empresa agrícola Fraatz tiene una buena extensión: Además de las 260 hectáreas de campo, la empresa familiar que dirige Michael Fraatz con su padre Bill y su tío Tilo se dedica a la cría de vacuno y de engorde de cerdos. Los días de trabajo son muy variados en la tranquila Pölzig, en Turingia, y Michael Fraatz se los reparte con su padre y su tío. Sin embargo, no importa quién se encargue de qué tarea, lo más probable es que se realice con uno de los tres Unimog de la flota de Fraatz.

Arar es una competencia fundamental.

Michael Fraatz se acuerda del primer Unimog que manejaba su padre. «Hoy, mi padre sigue contándome que, hace casi 20 años, se habló casi de casualidad de probar el Unimog para arar», cuenta el joven agricultor sobre la historia del Unimog. Entonces, un empleado muy motivado de Beutlhauser Nutzfahrzeuge fue a la granja con un Unimog y montó el arado rápidamente. Después de un par de vueltas por el campo, Bill estaba tan impresionado por la facilidad con la que el Unimog realizó la tarea que, poco después, se hizo con su propio U 2100 para la granja. «Seguimos conduciéndolo, por supuesto», sonríe Michael Fraatz, pero el clásico ahora se usa más para trabajos de recogida y transporte.

La empresa familiar encargó el 529 nuevecito, que completa la flota de GbR Fraatz desde hace medio año, con un amplio equipamiento agrícola de la empresa AS Baugeräte Söder de Wildflecken. «En principio, lo hacemos todo con el Unimog, trabajar el suelo, sembrar, abonar, fumigar y cosechar tanto el forraje como los cereales», explica Michael, mientras acopla el depósito de estiércol líquido en la nave de engorde de cerdos. El Unimog también es perfecto para esparcir abono líquido, en opinión de Michael Fraatz: «En lo que respecta a aptitud todoterreno, maniobrabilidad y ahorro de consumo, el Unimog es superior a un tractor en todos los aspectos y, además, es mucho más cómodo al volante», cuenta Michael antes de salir del patio con el estiércol para esparcirlo en un campo vecino. Michael Fraatz está especialmente impresionado con el rendimiento del árbol de toma de fuerza que ha encargado como equipamiento opcional. «Con él, tengo el régimen de giro que necesito para todas las máquinas de cultivo, y así también puedo aprovechar la gran velocidad que puede alcanzar el Unimog», continúa el agricultor.

En lo que respecta a aptitud todoterreno, maniobrabilidad y ahorro de consumo, el Unimog es superior a un tractor en todos los aspectos y, además, es mucho más cómodo al volante.

Michael Fraatz, agricultor

Además de la flexibilidad con la que el 529 realiza todos los trabajos rápidamente y con fiabilidad, a Michael Fraatz le impresiona también la capacidad de carga. Esto se nota, sobre todo, en la cosecha de cereales, ya que, además de las 20 hectáreas de terreno para alimentar a las vacas y los cerdos, el cultivo de cereales, colza y remolacha azucarera es el principal de negocio de la empresa. «Cuando cosechamos las 260 hectáreas, la superficie de carga adicional del Unimog con dos conjuntos vehículo/remolque Unimog podemos recoger toda la cosecha rápidamente», cuenta alegre Michael Fraatz.

A Michael Fraatz le gusta trabajar con el Unimog.
Después de la siega, el U 529 tiene que volver al campo con la hileradora.
El U 529 demuestra su capacidad como vehículo tractor tirando del pesado depósito de estiércol.
A Michael Fraatz le gusta trabajar con el Unimog.
1/3

El Unimog se encarga de toda la cosecha de pasto.

Entre tanto, el depósito de estiércol vuelve a su sitio, ya que por la tarde hay que pasar la hileradora por donde ayer se cortaron los tréboles que se van a llevar como pasto para las vacas. El cultivo intermedio y el trébol ayudan a GbR Fraatz a cubrir una gran parte de las necesidades alimentarias de las vacas.

La hileradora se monta rápido y el Unimog vuelve a ponerse en marcha hacia el siguiente empleo. «Tenemos que recoger los tréboles antes de que empiece a llover», explica Michael mientras sube al Unimog.

A pesar de los largos días de trabajo y las múltiples tareas que Michael Fraatz, su padre Bill y su tío Tilo deben realizar cada día, parece que a la idílica granja de Pölzig nunca llega la agitación; quién sabe si el nuevo 529 no recibirá compañía pronto.

Texto: Christian Bonk, fotos: Henrik Morlock

hidden-xs
visible-md and up (hidden-sm and down)
visible-lg and up (hidden-md and down)
visible-xl