Avance en la veta.

Extracción de sal en la mina de potasa de Werra.

K+S lleva más de 125 años extrayendo y refinando materias primas minerales. Con el Econic, esta empresa tradicional asegura los yacimientos explotados en la industria minera de potasa del este de Hesse.

Cada año se extraen unos 20 millones de toneladas de sal bruta.

El pozo es estrecho, el camino bajo tierra es oscuro y sofocante. A más de ocho metros por segundo, la cesta metálica, de apenas dos metros y medio por tres metros, se hunde en las profundidades con el transportador de personas, pasando por millones de años de historia geológica. Después de aproximadamente un minuto y medio, el trayecto llega a su fin: primer nivel de la mina de potasa K+S en Werra (750 metros por debajo de la superficie de la tierra).

«Todo lo que necesitamos ahí abajo cabe en este pozo tan estrecho», explica Arnd Schneider. «El Econic también llegó a la mina por aquí». Este hombre de 47 años desempeña desde 2016 el cargo de director de operaciones de aprovechamiento subterráneo en la planta de K+S en Hattorf. La planta está situada a unos 50 kilómetros al norte de la ciudad barroca de Fulda y forma parte de la planta unificada de Werra. La enorme mina de potasa, con sus centros de producción en Hattorf y Wintershall, en Hesse, y Unterbreizbach, en Turingia, produce anualmente alrededor de 20 millones de toneladas de sal bruta. Además de fertilizantes, la planta unificada produce sales técnicas y productos de alta pureza para las industrias farmacéutica, alimentaria y de piensos. K+S es el mayor productor de sal del mundo y uno de los principales proveedores internacionales de potasa.

La sal se almacena en dos niveles a profundidades de hasta 1000 metros.

«Los depósitos de potasa del valle del Werra se formaron hace más de 200 millones de años por la evaporación del primitivo mar de Zechstein», explica Arnd Schneider. «Unos depósitos de potasa relativamente llanos, denominados "vetas", con un espesor comprendido entre dos metros y medio y cuatro metros, contienen la sal bruta que extraemos aquí». Se encuentran en dos niveles, a profundidades de hasta 1000 metros. En la zona oriental de Hesse se extraen sales de potasa desde hace más de 100 años, actualmente con equipos especiales de gran tamaño y tecnología punta. Con el paso del tiempo, se ha desarrollado un complejo de minas de dimensiones gigantescas. «La planta de Werra cubre aproximadamente el área equivalente a la ciudad Múnich y sus suburbios», afirma el ingeniero de minas Arnd Schneider, que cursó sus estudios en la Universidad Técnica de Freiberg.

Toda la planta K+S Werra da trabajo a casi 4400 personas, entre ellas, unos 2000 mineros. Algo más de 50 personas trabajan en el llamado aprovechamiento subterráneo, que es responsabilidad de Arnd Schneider. Su objetivo: proteger los antiguos yacimientos explotados. «En áreas limitadas de la mina almacenamos residuos minerales como material de relleno. Esto plantea dos ventajas: en primer lugar, se estabilizan al ser almacenados y, en segundo lugar, aprovechamos las propiedades materiales de los residuos industriales», afirma el director de operaciones Schneider. El material de relleno, en su mayoría los polvos de filtro más finos de las plantas de incineración a alta temperatura, se entrega en camiones silo o en bolsas grandes en la planta de Hattorf. Una planta de acondicionamiento especial prepara los residuos, que pueden ser transportados por aire comprimido, para el relleno. En las nuevas bolsas grandes, la mezcla se endurece en muy poco tiempo. Los sacos, que pesan hasta 1,2 toneladas, llegan a la mina a través del pozo.

Potente y cómodo.

Ya se han instalado más de 1,5 millones de toneladas de material de relleno. «Abajo en el pozo recogemos las bolsas grandes», cuenta Mario Christ. «Con la carretilla elevadora cargamos hasta 16 unidades en el remolque de plataforma baja de mi Econic. Luego las llevo al terreno de relleno». Este hombre de 48 años lleva desde 1992 trabajando para K+S. El minero ha formado parte del equipo desde la puesta en servicio del aprovechamiento subterráneo en 1994. En tres turnos, 24 horas al día durante seis días a la semana, él y sus compañeros utilizan apiladores telescópicos y el Econic para almacenar las bolsas grandes en las viejas cámaras de la mina de potasa: fila por fila. Los espacios intermedios se llenan con un soplador de nieve transformado y sal fina.

Arnd Schneider explica las dificultades de la minería subterránea: «Nuestro reto es superar pendientes de hasta el 14 % con cargas de casi 20 toneladas. Esto solo es posible con una pequeña fuente motriz como el Econic 1835» El potente motor Euro VI OM 936 con 260 kW ofrece suficientes reservas de potencia, incluso en pendientes pronunciadas. Está equipado de serie con suspensión neumática total. La regulación de nivel de los vehículos de dos ejes puede ajustarse individualmente, por ejemplo, para adaptar la altura libre sobre el suelo a las condiciones de la carretera, a menudo adversas en las pistas de sal de la mina.

Bajo tierra la altura media del techo es inferior a tres metros. Los camiones normales sencillamente no pasan.


Arnd Schneider, director de operaciones de la planta de aprovechamiento subterráneo de Hattorf

3:0 para el Econic.

Función
Alta fuerza de tracción, combinada con dimensiones externas compactas y baja altura del vehículo: el camión articulado Econic arrastra cargas pesadas a través de los empinados y estrechos pasillos de la mina de potasa.

Equipamiento
El motor de seis cilindros en línea OM 936 produce 260 kW de potencia de un cilindrada de 7,7 litros.
De este modo, el grupo económico Euro VI ofrece suficientes reservas de potencia para tareas exigentes, incluso en las profundidades de la superficie terrestre.

Efecto
En las vetas de potasa de la planta de K+S en Werra se observan incrementos de hasta un 14 por ciento. El Econic 1835 no se queda sin aliento y transporta toneladas de material de relleno para la seguridad de la mina. Gracias a su altura exterior de solo 2380 milímetros, puede utilizarse casi en cualquier lugar de la mina.

A plena carga, el Econic alcanza una velocidad de 50 km/h.

Los espacios intermedios entre las grandes bolsas se rellenan con sal fina, para adaptarlos a las condiciones de la carretera, a menudo adversas en las pistas de sal de la mina. El vehículo, con una altura exterior de 2 380 milímetros, también se puede bajar hasta 50 milímetros si la zona del techo de la fosa es demasiado estrecho. Los dos últimos de un total de 13 Econic, que son utilizados en el aprovechamiento subterráneo por K+S, fueron modificados ligeramente para los trabajos en profundidad. «Instalamos una luneta trasera, hubo que elevar unos centímetros la unidad de refrigeración en el lado del conductor y el sistema de escape se desplazó hacia arriba, detrás del lado del acompañante», explica el director operativo Arnd Schneider. Los diseños especiales son solo los semirremolques. Los semirremolques estándares según la norma DIN no caben.

Al minero Mario Christ le gusta su nueva máquina: «El Econic tiene las dimensiones compactas de un equipo especial de minería, pero es mucho más cómodo. El cambio automático de 6 marchas Allison protege los nervios; la suspensión neumática, la espalda». Gracias al potente motor y al robusto retardador del Econic 1835, es posible ir a 50 km/h con plena carga en la extensa red de vías subterráneas. «Por lo general, ahora sacamos más cada día de lo que sacábamos antes», afirma Mario Christ. «Una potencia del motor una cuarta parte superior y, al mismo tiempo, unos valores de contaminación más bajos en comparación con el modelo anterior suponen un enorme progreso no solo para nosotros, los mineros».


Fuente: Revista Transporte 2/2016
Texto: Christian Schmidt
Fotos: Alex Kraus

hidden-xs
visible-md and up (hidden-sm and down)
visible-lg and up (hidden-md and down)
visible-xl