Un solo Unimog para todo.

Limpiar, esparcir, transportar: el Unimog U 530 en Bayrischzell.

En la flota de Martin Storr hay un nuevo y talentoso miembro, que, al poco de su «entrada en funciones», ya ha podido demostrar rotundamente el rendimiento de un Unimog cuando se trata de tareas especialmente duras. Y es que Bayrischzell fue declarada zona catastrófica en enero debido a nevadas masivas.

200 horas de servicio en tan solo tres semanas: 5000 kilómetros recorridos con el quitanieves y con el depósito lleno de producto para el deshielo. Un rendimiento nada malo para un vehículo nuevo que casi llevaba aún el cartel de precio. «No hay forma más intensa de conocer un vehículo», resume Martin Storr, que acaba de concederle medio día de «descanso» a su Unimog, después de que trabajara a destajo la semana anterior con el quitanieves.

Servicio de invierno extremo: es toda una excepción incluso para Bayrischzell, localidad del municipio de Wendelstein popular para los deportes de invierno. Paradójico: mientras que en los inviernos pasados hubo que cubrir de nieve las estaciones de esquí situadas la menor altitud, este año les ha pillado literalmente por sorpresa a los responsables. Cantidades de nieve como las caídas en la primera mitad de enero de 2019 en Bayrischzell no son frecuentes ni en los Prealpes suizos.

72 horas de servicio ininterrumpido: con Unimog, ningún problema.

Más de un metro de nieve nueva en 48 horas suponen turnos ininterrumpidos para Martin Storr y su equipo. «Al principio, conducíamos en seis turnos de doce horas seguidos para limpiar las carreteras», informa este empresario de 36 años lleno de orgullo. El único problema fueron las temperaturas, que eran demasiado cálidas, especialmente por el día. La superestructura de Gmeiner en el nuevo Unimog está equipada tanto con un depósito de salmuera como con un recipiente para sal de deshielo. «Teníamos que reorganizarnos continuamente y decidir, en función de los criterios de la administración de carreteras, qué combinación de productos de deshielo utilizar», cuenta este profesional del servicio invernal. La salmuera, combinada con sal de deshielo, mantiene el efecto de su aislante liso solamente hasta un máximo de dos o tres grados bajo cero. Si la temperatura baja más durante la noche, el servicio de invierno tiene que cambiar inmediatamente a sal de deshielo para garantizar la seguridad de las carreteras.

El nivel de exigencia de la tarea encomendada al volante del Unimog puede apreciarse con un trayecto de control una semana después de la catástrofe. Georg Scharmann toma una carretera secundaria desde la carretera principal entre Bayrischzell y Schliersee. A derecha e izquierda, la nieve limpiada forma muros de unos 1,5 metros.
Aun así, la pala quitanieves todavía tiene que liberar el asfalto de la fina capa de nieve nueva y hielo. «Aquí hay que conducir con mucha precisión, ya que, si la pala ladea a la izquierda o a la derecha hacia el muro de nieve, se producirá un violento choque», comenta Scharmann.

Martin Storr alaba el alto confort de marcha y el bajo nivel de ruidos, aunque, ante todo, la universalidad y la potencia de su nuevo U 530.
Con un depósito de salmuera y un contenedor de sal de deshielo, el servicio puede adaptarse rápidamente a las cambiantes circunstancias de la carretera.
Martin Storr transporta unos 50 000 metros cúbicos de virutas de madera cuando no está limpiando nieve.
Martin Storr alaba el alto confort de marcha y el bajo nivel de ruidos, aunque, ante todo, la universalidad y la potencia de su nuevo U 530.
1/10

Un poco más tarde deberá realizar el trayecto de control en dirección a Sudelfeld. Hoy brilla el sol, y eso atrae a muchos esquiadores muniquenses a hacer uso de las pistas de esquí perfectamente preparadas o a descubrir rutas de esquí en el maravilloso paisaje invernal. «Los trabajos que realizan los equipos de pista de la estación de esquí entre las instalaciones de remonte, los llevamos a cabo nosotros alrededor de la estación de esquí», explica el contratista Martin Storr. Y es que, además de las carreteras de acceso al parking de la estación de esquí, también tiene que limpiar la nieve y el hielo de las plazas de aparcamiento y numerosas vías de abastecimiento.

Una central energética propia para un agradable calor.

Cuando Martin Storr fundó su empresa en 2006, era él el que esquiaba y no el que limpiaba las vías de acceso, como hace actualmente. «Al principio, todo empezó con una idea en una cabaña de esquí», recuerda el exitoso empresario. Entonces, un amigo le preguntó si no le interesaría poner un vehículo para el transporte regular de virutas de madera, dada la ubicación estratégica de su terreno. Dicho y hecho: Martin Storr adquirió un primer remolcador y comenzó a transportar virutas de madera. Después se amplió la flota y se añadió el almacenamiento propio de las virutas de madera.

Dos años después, ya estaba completamente establecido en el negocio. Entre tanto, su empresa también cuenta con una central térmica de virutas de madera, con la que abastece energía y calor a su comunidad durante todo el año. Con los años, se añadió una segunda central energética en la localidad vecina, lo cual requirió una nueva ampliación de la flota –el propio abastecimiento de las centrales energéticas consume unos 50 000 metros cúbicos de virutas de madera. Así pues, en la actualidad, la flota de Storr cuenta con dos contenedores rodados de 40 toneladas y el tercer Unimog ya. Y este versátil empresario está plenamente satisfecho con ellos: «Gracias a la atención de primera por parte de Harald Medl de Henne Nutzfahrzeuge, el nuevo U 530 cumple totalmente nuestras expectativas. El confort de marcha y la maniobrabilidad, especialmente en situaciones meteorológicas extremas, son excepcionales. En los equipos opcionales, con la instalación reguladora de la presión de inflado de neumáticos y el enganche para remolque de Scharmüller, también hemos acertado con los detalles».

El negocio funciona (casi) por sí solo.

Este empresario «hecho a sí mismo» sonríe ante la pregunta de si debe recurrir al lead management para aprovechar la capacidad de trabajo de su flota. «Precisamente, en nuestro sector, por lo general se consiguen contratos a largo plazo y con condiciones estables, siempre que el rendimiento sea adecuado y dispongas de un equipo preparado para trabajar duro y de forma regular durante mucho tiempo». Actualmente, Martin Storr solo tiene una preocupación: «Incluso aquí, en el campo, es difícil encontrar conductores preparados para los requisitos de nuestro trabajo». Storr cuenta con seis conductores fijos en nómina. Incluso con escasez de pedidos, habría suficiente espacio para otros dos transportistas profesionales, estima el jefe, mientras maniobra para entrar en las instalaciones de la empresa.

Para gestionar los innumerables metros cúbicos de virutas de madera que Storr procesa, quema y transporta para abastecer a su ya numerosa cartera de clientes de Baviera y el Tirol, el Unimog tampoco tendrá mucho descanso durante los meses de verano. Y es que, para la temporada cálida del año, durante la cual Martin Storr llena numerosos almacenes de virutas de madera para el siguiente invierno, necesitará el 530 como ágil y rápido vehículo tractor para su semirremolque con piso móvil. De ese modo, dispone de un tren con remolque que se adapta perfectamente a los requisitos de la logística de virutas de madera. Tras la prueba invernal aprobada con sobresaliente, la nueva estrella de la flota también podrá demostrar este verano de qué está hecho.

hidden-xs
visible-md and up (hidden-sm and down)
visible-lg and up (hidden-md and down)
visible-xl