Modelos de éxito y un extra de potencia.

1956–1965 | Se crea la gama completa de Unimog.

Desde hace 75 años, el Unimog representa como ningún otro vehículo la eficiencia, la flexibilidad y unas capacidades todoterreno legendarias. en la segunda parte de nuestra crónica, le presentamos las series más exitosas que marcaron la segunda década de existencia del Unimog – y la base de la amplia gama de productos que caracteriza al vehículo multiusos de Mercedes-Benz hasta nuestros días.

La serie 411 del Unimog ofrece un extra de potencia.

En la exposición DLG de 1956 en Hannover, Daimler-Benz presentó la serie 411 del Unimog, la sucesora de la serie 401/402. La característica más importante: más potencia. Los 30 CV supusieron un extra decisivo para afrontar los requisitos cada vez más exigentes de la agricultura. Sin embargo, el confort tampoco se descuidó: Además de los asientos mejorados, en la serie 411 se emplearon amortiguadores reforzados.

Como en el modelo precedente, había disponibles de fábrica una versión con batalla larga y otra larga. La versión de batalla larga tuvo una gran popularidad, ya que, desde 1957, podía equipar una cabina de nuevo desarrollo. La cabina de acero ofrecía claramente más espacio que antes y destacaba por unas características específicas de Daimler y un diseño con bordes redondeados que marcó la pauta en el sector de vehículos industriales.

Gracias a su maniobrabilidad, su velocidad comparativamente mayor y unas grandes capacidades en todoterreno, el Unimog se utilizó cada vez más para tareas de transporte. Los árboles de toma de fuerza delanteros y traseros ofrecían las mejores condiciones para el uso flexible de sierras, bombas, cabrestantes y otros equipos.

Servicio fuera del asfalto.

Debido a sus impresionantes cualidades todoterreno, con un ángulo de ataque/de salida de 45°, a partir de mediados de los 50 cada vez más ejércitos empezaron a interesarse por el Unimog. Con el Unimog S (serie 404), se creó un vehículo que cumplía con esos requisitos. El Unimog disponía de una gran superficie de carga, que se podía elegir como caja abierta o como carrocería de caja cerrada. A diferencia de los Unimog civiles de entonces, este usaba motores de gasolina de mucha potencia.

Las múltiples variantes del Unimog S siguieron fabricándose en Gaggenau hasta 1980; con 64.242 vehículos, esta es la serie más exitosa hasta el día de hoy. La serie 404 también fue muy popular entre bomberos.

La historia del Unimog como vehículo de bomberos

Avance técnico en la cinta de producción.

La mejora continua del vehículo y sus componentes siguió haciendo avanzar al Unimog. Siguiendo la premisa: evolución en lugar de revolución. Así, a partir de finales de los años 50 empezó a usarse un sistema de frenos de aire comprimido, se mejoró la dirección y se introdujo un elevador hidráulico. En 1959, hubo un auténtico estreno en el sector de los vehículos industriales: el cambio de 6 marchas con sincronización, que ya se montaba desde 1957 en el Unimog 411 como equipamiento opcional, pasó a ser un equipamiento de serie. Esto no solo hacía que los procesos de cambio fueran más cómodos que antes con el cambio de garras, sino más eficiente. Además, opcionalmente estaban disponibles cambios de marcha lenta de varios niveles para el Unimog.

Un Unimog de la serie 411 en versión de cabeza tractora con cabrestante frontal y superestructura de caja de elevación inclinada de Ruthmann, que destacó en el sector de la construcción.
Flexible y perfecto para el transporte, este Unimog U 30 de la serie 411 con compresor frontal y remolque de plataforma baja llevaba un vehículo para la construcción al lugar de uso.
A caballito del hermano mayor: un Unimog serie 406 en versión de cabeza tractora transporta un Unimog de la serie 411 con cargador frontal.
Este expositor en Países Bajos muestra una amplia variedad de Unimog de las series 401 y 411.
En la presentación con implementos acoplados para la agricultura, el Unimog demostró de lo que era capaz.
El Unimog 411 se mostró muy confiado en el agua durante la presentación en la zona de pruebas de Sauberg, cerca de Gaggenau.
Gracias a su ancho de vías, el Unimog podía circular sin dificultad por entre las hileras de patatas.
El Unimog serie 411 con segadora frontal se encargaba de cuidar el césped.
Potencia fuera del asfalto: las ventajas conceptuales del Unimog con tracción integral, bloqueo de diferencial y ejes pórtico se mantuvieron en todas las series.
Trabajando en la viña: Unimog serie 411 con cable de tracción Binger Seilzug.
El diseño constructivo del Unimog de la serie 411 llevaba la eficiencia hasta el detalle.
La serie 406 se desarrolló para responder a los requisitos de transporte cada vez mayores de la agricultura, entre otros.
Gracias a su gran fuerza de tracción, el Unimog de la serie 406 también se puede utilizar como vehículo bivial.
Un Unimog de la serie 411 en versión de cabeza tractora con cabrestante frontal y superestructura de caja de elevación inclinada de Ruthmann, que destacó en el sector de la construcción.
1/13

El hermano mayor: La serie 406 del Unimog.

En la exposición DLG de 1962, Daimler-Benz presentó otro estreno para el Unimog. Con el Unimog 406 se introdujo la «serie pesada» con vías ensanchadas y una distancia entre ejes mayor, a medida de la demanda de maquinaria agrícola cada vez más grande y potente. El motor diésel estaba limitado a 65 CV, pero estaba diseñado de manera que podía ofrecer esa potencia en funcionamiento continuo a plena carga. Más tarde, siguieron motores más potentes, de hasta 110 CV.

Con una velocidad máxima de 65 km/h, la serie 406 del Unimog 406 era perfecta como vehículo tractor para carretera. En marcha lenta, también podía operar a solo 0,03 km/h. Un margen de uso para prácticamente todo.

Con la serie 406 también aumentó el confort en la cabina. Por primera vez, el asiento del conductor tenía tapizado y era ajustable. La ergonomía de la cabina también favorecía el máximo confort para largas jornadas de trabajo. Esto convirtió al Unimog en una incorporación muy popular en cocheras de ciudades y municipios, especialmente las versiones con cabina de acero. La serie pesada del Unimog también se hizo un hueco rápidamente en empresas de construcción y en la industria.

Hasta hoy en servicio.

Con las series que se desarrollaron y produjeron en Gaggenau a partir de mediados de los 50, el Unimog se posicionó en el mercado como un vehículo incombustible. La introducción de la serie pesada supuso el desarrollo completo de la gama del Unimog. No solo en su segmento original, el de la agricultura, sino en muchos otros sectores gracias a su gran flexibilidad y rendimiento.

El secreto del éxito: un concepto de vehículo convincente que se ha mantenido y se ha perfeccionado permanentemente con precisión. La gran calidad que las series producidas durante muchas décadas se muestra en el hecho de que, aún hoy, algunos vehículos siguen en funcionamiento.

¿Quiere más?

En los próximos meses aparecerán nuevos capítulos de la emocionante historia de éxito del Unimog. Suscríbase gratuitamente a las E-News del Unimog para no perderse nada.

Inscribirse ahora

hidden-xs
visible-md and up (hidden-sm and down)
visible-lg and up (hidden-md and down)
visible-xl