ELMO bajo las palmeras
en Centroamérica.

Vuelta al mundo con el vehículo de expedición Unimog – parte 4.

Europa, Asia, Australia, Norteamérica. Llevamos decenas de miles de kilómetros acompañando al equipo ELMO en su viaje por el mundo. La última vez que oímos de Sonja, Dirk y ELMO, su Unimog U 1450 L, fue en EE. UU. En Centroamérica, Dirk, que ya ha viajado por más de 100 países en su vida, y Sonja, que comparte su pasión por viajar, han vivido muchas experiencias y tienen mucho que contar.

Hola, nos alegramos mucho de oír de vosotros. Vuestro camino por la costa del Golfo de EE. UU. os llevó desde Florida hasta Texas, donde habéis visitado a unos amigos. ¿Cómo ha seguido el viaje desde allí?

Dirk: Fuimos a México, algo contra lo que todo el mundo nos previno.

Sonja: Y la verdad es que fue raro. Cuando cruzamos la frontera por Matamoros, nos encontramos los primeros pickups militares, con rejillas en los cristales y ametralladoras.

Sonja: Además de los militares, en México descubrimos resaltos extremos. 

Dirk: Algunos miden de 30 a 35 centímetros de altura. Si no los ves y pasas a 60 km/h, te destrozan, y no solo en sentido figurado.

Sonja: Hemos visto imágenes de un vehículo con carrocería de autocaravana que se partió por la mitad, sin más. Sin embargo, ELMO los superó sin problemas.

Además, en México también habéis conocido a vuestras nuevas «acompañantes», ¿no es cierto?

Dirk: Así es, aprendimos a la fuerza que las hormigas pueden ocupar todo un vehículo en 24 horas. El problema es que es muy difícil convencer a las hormigas que se han metido de que abandonen la superestructura.

Las carreteras coloridas también son parte de Centroamérica...
...al igual que los impresionantes templos mayas. Como este de México...
...o este de Guatemala.
Los lugares históricos le gustaron especialmente a Sonja, y no es de extrañar, con esas magníficas vistas.
El equipo ELMO no se olvida de las amplias playas de ensueño.
Para algo tiene ELMO un parabrisas panorámico en la parte trasera.
Y cuando el sol no brilla, el equipo ELMO puede disfrutar de su propio cine en el Unimog.
Las carreteras coloridas también son parte de Centroamérica...
1/7

Con las hormigas y los militares, hubo aspectos destacados positivos de México?

Dirk: Hemos visto todas las pirámides de México. Hasta que no pudimos más. (ríe) Únicamente hemos renunciado a Machu Picchu, en Perú, porque no suele ser muy bonito cuando todo el mundo va al mismo sitio en masa, al menos en nuestra experiencia. En otros lugares hemos visto ruinas más pequeñas pero igualmente fantásticas y, sobre todo, las hemos recorrido solos.

Hace ya tiempo que salisteis de México. ¿Y qué más pasó?

Sonja: Continuamos por Belice. Pero seguimos camino bastante rápido. Era época de lluvias y no pudimos disfrutar de las playas ni de los parques nacionales.

Así que enfilamos la Panamericana siempre en dirección sur.

Luego llegó Guatemala, ¿no?

Sonja: Sí. Guatemala es preciosa.

Dirk: Allí visitamos Tikal, por ejemplo. 

Sonja: Es el yacimiento maya más importante de Guatemala, y está muy bien conservado y cuidado. Arriba en la pirámide, que está en medio de la jungla, se ve por encima de las copas de los árboles y cómo surgen los templos entre los árboles. ¡Es una imagen fascinante!

Dirk: En Guatemala fue la primera vez que recorrimos la famosa Panamericana, la carretera que une Sudamérica, Centroamérica y Norteamérica. Para mí, era lo correcto. Y así fue como llegamos a Honduras.

¿Qué descubristeis allí?

Sonja: En Honduras estuvimos mucho tiempo de viaje por la CA5. Es una carretera principal, pero tienes la sensación de que allí la vida se para. La gente planta su cabaña junto a la carretera para comerciar. Allí se puede comprar de todo: carne, fruta, verdura.

Dirk: En la CA5 también atravesamos un paso que recorría 50 kilómetros hacia arriba y luego 30 kilómetros hacia abajo. Necesitamos todo un día para ello. Solo se puede hacer en tercera marcha y no puedes usar los frenos, porque se calientan. Así que hay que ir lento y por eso se tarda. Y vaya si se tarda. Ahí aprendes a realizar una conducción relajada y calmada.

Consejos para viajeros por Centroamérica.

En comparación, Nicaragua fue bastante rápido, ¿no?

Sonja: Sí, solo estuvimos dos noches en Nicaragua, aunque teníamos visado para cuatro días. Solo queríamos atravesar el país. 

¿Qué experiencias os depararon las fronteras en Centroamérica?

Sonja: Colas de camiones. De hasta siete kilómetros. Por supuesto que al final consigues pasar, pero sueles tardar entre dos y tres horas. Hay que hacer fotocopias y rellenar formularios. Y tienes que mirar si te encuentras una copia.

Viajando por el mundo con el vehículo de expedición Unimog – parte 1.

Dirk: yo me planto sin más en medio del lugar y pido ayuda en voz muy alta. Todo el mundo viene corriendo: «¿qué ocurre?» – «Necesito una copia».

Sonja: En cualquier caso, un consejo importante es controlar bien todos los documentos, aunque la gente se enfade. 

Dirk: Si algo no cuadra en los documentos, en caso de duda te devuelven a la frontera del país por el que has entrado. Hasta ahora hemos atravesado 45 fronteras. Pero volvamos a la ruta: De Nicaragua seguimos a Costa Rica.

El destino vacacional preferido de los americanos, así que es bastante caro, ¿verdad?

Dirk: Justo, el país está muy americanizado y es muy caro en comparación con Nicaragua. Pero las carreteras están muy bien.

Sonja: Costa Rica es muy bonita: hay playas preciosas, a pesar de la época de lluvias.

Luego condujimos hacia Panamá. 

Cambio de aceite para el árbol intermediario.

...vuestra última etapa de Centroamérica. 

Dirk: Así es. Allí cambié el aceite del árbol intermediario del ELMO. El tornillo magnético trasero derecho tenía tanto roce que entré un poco en pánico. Le hice unas fotos y se las envié a mi buen amigo Alexander, que me asesora. En su opinión, no se trataba de rotura, sino simplemente de abrasión. Me dijo que lo dejara tal cual y no lo abriera. Así que, ahora, cada 1.500 kilómetros le hacemos un cambio de aceite al árbol intermediario trasero derecho.

En Panamá, Dirk le cambió el aceite al árbol intermediario de ELMO.
Primero hay que quitar las ruedas.
Y cuando se tiene acceso hay que limpiar todo...
...y no olvidarse de las ruedas.
Luego llega el momento del pánico: el roce en el tornillo magnético trasero derecho.
¡Por suerte no hay rotura! Desde entonces, cambio de aceite del árbol intermediario cada 1.500 km.
En Panamá, Dirk le cambió el aceite al árbol intermediario de ELMO.
1/6

Desde Colón en dirección a Sudamérica a través del Canal de Panamá.

A pesar de todo, conseguisteis llegar y atravesar el Canal.

Dirk: Sí, en Colón pudimos aparcar a ELMO en la comisaría y pasar la noche con una vista directa del canal. Estuvo muy bien. Por allí atraviesan cargueros con miles de contenedores. La travesía dura 24 horas y cuesta hasta 250.000 dólares para un barco así. Y por día solo pueden pasar 50 barcos.

Dirk: En Colón llevamos a ELMO al puerto. Tras dos días atravesando la selva más espesa, nos metimos en un tren de vuelta a la ciudad de Panamá, donde esperaba nuestro avión. Este trayecto entre Colón y Panamá antes era una de las conexiones más importantes entre el este y el oeste de EE. UU., cuando aún no había carreteras. Por eso era tan importante este tren, que tiene un cierto encanto tipo Orient Express de Agatha Christie. Estuvo muy bien.

Sonja: En ese momento aún no sabíamos que en el barco de ELMO habían forzado varios vehículos. Solo sabíamos que en esa conexión podía pasar de todo, pero ya os contaremos la próxima vez...

¡Eso está hecho! Tenemos muchas ganas de saber qué habéis vivido en Sudamérica.

Tiempo de espera para el equipo ELMO.

El equipo ELMO está actualmente en Sudamérica. En Uruguay Sonja y Dirk tienen buenos amigos con los que seguramente pasarán los próximos días y semanas. Los dos también usan el descanso para cuidar del Unimog. Una vez más Dirk acaba de cambiar el aceite de la marcha y el eje.

En su página de Facebook, el Equipo ELMO mantiene a todos los fans del off-roader al día.

hidden-xs
visible-md and up (hidden-sm and down)
visible-lg and up (hidden-md and down)
visible-xl