Qué bonito es Portugal.

Expedición por el sur con el Unimog U 4023: diario de viaje.

El equipo de expedición de «Lost Cultures, Forgotten Heroes» busca descubrir por todo el mundo tradiciones que han tenido influencia en la sociedad con el paso de los siglos y que, ahora, corren peligro de desaparecer. Y, para ello, no solo viaja a regiones lejanas y exóticas, sino también a destinos no tan remotos en el mapa.

La última expedición de «Lost Cultures, Forgotten Heroes» con un Unimog tuvo como destino un bello país europeo: Portugal. Para ello, contaron con un vehículo de prueba de 231 CV de potencia y pintado en rojo almandino metalizado, un U 4023 con una amplia estructura habitable de bimobil. Las dimensiones del vehículo de 7 x 2,48 x 3,60 metros dieron al carrocero una gran libertad para disponer espacios guardaobjetos ingeniosos. Y es que no le falta de nada: las básculas indican 9,8 toneladas.

Hecho para aventuras fuera del asfalto.

Además de una profundidad de vadeo de 1,20 metros y una altura libre sobre el suelo de casi 50 centímetros, el Unimog dispone también de suficiente ángulo de rampa y ataque y salida. Gracias a su engranaje reductor, se enfrenta a subidas con inclinaciones de 45° sin ningún problema.

Como recursos técnicos, cuenta con una cámara de marcha atrás, con la pantalla correspondiente montada en el área del techo del acompañante. El tablero de instrumentos claro y bien estructurado permite alcanzar todos los mandos cómodamente.

Inconfundible: una inmensa y excepcional sensación de espaciosidad con una gran altura hasta el techo en la cabina del conductor. Además de espacio suficiente detrás de los asientos, entre ellos hay también una práctica bandeja. De forma opcional, en su lugar puede instalarse un tercer asiento, aunque sin suspensión.

Potencia fuera de la carretera.

El motor de cuatro cilindros Euro-6 de la serie OM 934 con 900 Nm de par y 5,1 litros de cilindrada arranca con un sonido característico. La marcha se preselecciona mediante la palanca selectora del cambio automatizado de 8 marchas. Asimismo, el vehículo ofrece la posibilidad de cambiar las marchas mediante un interruptor basculante o de manera totalmente manual con el embrague. Para ello debe accionarse una palanca ubicada encima del pedal de embrague: el pedal se despliega y funciona inmediatamente.

Inicio en Múnich.

Con un ligero acelerón, el Unimog se pone en movimiento. Desde Múnich, deben recorrerse unos 600 kilómetros por la autopista en dirección a la región del Ruhr.

Los Michelin XZL 365/80 R20 en las llantas Hutchinson de dos piezas con Beadlock comienzan a zumbar a partir de los 90 km/h. A esta velocidad, el motor convence por su suavidad de marcha y, gracias al Tempomat, el trayecto se recorre sin ningún tipo de estrés. La combinación de los neumáticos y el cambio permite, en teoría, alcanzar los 110 km/h.

1/6

Trayectos llenos de rocas y piedras.

Y, al día siguiente: ¡segunda etapa por Francia! Trayectos casi libres de peajes por las carreteras nacionales del interior. Aquí, el U 4023 demuestra su dinamismo en los cambios de carga. Por estas pequeñas y apacibles localidades, el cambio del vehículo se mantiene en modo manual. Así, aunque los puntos de cambio no se acortan, el conductor tiene la posibilidad de decidir por sí mismo cuándo realizar el cambio. Esto sirve, entre otras cosas, para evitar una pérdida de par inesperada, algo muy ventajoso, sobre todo, en caminos sinuosos y pendientes ascendentes y descendentes.

Los conductores de vehículos de expedición tienen aseguradas las miradas de asombro a su paso, así como las numerosas fotos del vehículo hechas por los fans del Unimog.

Una cosa está asegurada: ¡el placer de conducción!

 

Lost Cultures Team, Overland Journal

Tras tres días viajando cómodamente en los asientos expuestos, el equipo llega a su meta. En Portugal, el Unimog puede hacer gala de toda su variedad de prestaciones: los caminos de grava les llevan por viejas minas, lugares recónditos y hermosos paisajes. Llegar a playas solitarias no supone ningún problema con la tracción integral y el bloqueador de diferencial del eje trasero, delantero y central conectado. El interruptor selector para ello se encuentra en una posición fácilmente accesible del tablero de instrumentos.

Para circular por arena profunda, debe liberarse rápidamente la presión de los neumáticos mediante el sistema de regulación de la presión de los neumáticos TireControl plus, a fin de no perder tracción. Para ello, se disponen de tres modos preseleccionables (carretera, arena y carretera en mal estado) con su correspondiente indicación de velocidad; si se supera la velocidad recomendada, se muestra un aviso en el visualizador. Para situaciones especialmente exigentes, la presión de los neumáticos se puede ajustar manualmente durante la marcha. La presión de todos los neumáticos se muestra en el visualizador central.

Expedición exitosa.

Durante los días posteriores, la expedición a Portugal con el Unimog de alta movilidad lleva al equipo por pequeños pueblos de pescadores y paisajes solitarios, así como a maravillosas playas. Naturaleza en estado puro.

A modo de conclusión, Lost Cultures ha reflejado lo siguiente en su diario: «El U 4023 es la plataforma perfecta para un verdadero vehículo de expedición. Gracias a su batalla de 3,85 metros, es perfectamente apto para todo terreno, siempre que se tengan en cuenta las leyes físicas. Durante el recorrido de prueba, el Unimog consume unos 21 litros cada 100 kilómetros a pesar de los diversos terrenos. El conductor tiene la situación bajo control sean cuales sean las circunstancias de marcha; sin embargo, el apoyo lateral de la superficie de los asientos podría mejorarse y al acompañante le vendría bien un segundo apoyabrazos. No obstante, una cosa está asegurada: ¡el placer de conducción!

Fotos: Tristan Brailey

¿Está interesado?

¡Pide material informativo sobre el Unimog ahora!

hidden-xs
visible-md and up (hidden-sm and down)
visible-lg and up (hidden-md and down)
visible-xl